fbpx

La mejor configuración de cámara para la Vía Láctea

Vista previa gratuita

foto por skeeze

Has visto miles de ellas, y todas te apasionan. Ahora es tu momento, quieres coger la cámara y conseguir una preciosa e impactante fotografía de la Vía Láctea hecha por ti mismo, pero… ¿Cómo se consigue? ¿Cómo debemos ajustar nuestra cámara para conseguir unos resultados tan increíbles?

A continuación desvelaremos los mejores trucos que puedes usar para poner tu equipo a punto y lograr tu objetivo. ¡Veamoslos!

Pon tu cámara en Modo Manual

Lo primero que haremos será ajustar los tres pilares básicos de la exposición de una fotografía, que forman el conocido como triángulo de la exposición

Apertura de diafragma

Empezaremos ajustando la apertura de diafragma. Y esto será realmente sencillo, porque trabajaremos con la máxima apertura que nos permita nuestro objetivo. Es aconsejable utilizar lentes que abran a mínimo f/2,8, ya que al trabajar en entornos con muy poca luz nos vendrá muy bien que nuestra lente sea lo más luminosa posible. No obstante, si tu objetivo no abre tanto, comprueba cuál es la apertura máxima a la que puede llegar y configura tu cámara con ella.

foto por samer daboul

 

Velocidad de obturación

El segundo de los valores a configurar será la velocidad de obturación, algo a lo que también podemos referirnos como tiempo de exposición de la fotografía. En este punto es importante hacer hincapié en que si quieres que las estrellas que salen en tus fotografías aparezcan como puntos y no como rayas, no puedes poner tiempos de exposición demasiado largos, y me explico. La Tierra está en continuo movimiento, por lo que si configuramos nuestra cámara con un tiempo de exposición demasiado largo veremos el movimiento que trazan esas estrellas. 

Regla de los 500

¿Y cómo sabemos cuál es la velocidad idónea a la que deberemos disparar? Pues lo mejor es utilizar la regla de los 500. Esta regla básicamente nos dice que si dividimos 500 entre la distancia focal del objetivo que vayamos a utilizar, el número que obtengamos será el límite de tiempo de exposición con el que conseguiremos que las estrellas aparezcan nítidas en nuestras fotos. 

Así pues, para que lo comprendas mejor, si vamos a hacer nuestra fotografía con una distancia focal de 14mm, la operación que haríamos sería la de 500/14= 35. Por lo tanto, 35 segundos sería aproximadamente el tiempo máximo con el que podríamos disparar nuestra toma sin que empezara a notarse la traza de las estrellas en la captura. 

No obstante, ya sabes que en fotografía no existen reglas estrictas, por lo que puedes probar a aumentar un poco el tiempo de exposición que te da esa regla para lograr una mayor exposición, o lo que es lo mismo, un poco más de luz en tu toma. Si no hacemos zoom sobre la fotografía, la traza de las estrellas será casi imperceptible, sin embargo esa luz extra que ganaremos nos vendrá genial. 

ISO

Y por último, nos queda por configurar la sensibilidad ISO. No existe una ISO específica para fotografiar la Vía Láctea, piensa que variará en función de la cámara con la que trabajes, la apertura máxima de tu objetivo y el tiempo de exposición con el que dispares la toma. Lo ideal es que realices diferentes pruebas con distintas ISO’s y después determines cuál es la que mejor funciona. Los valores más utilizados son ISO 1600, ISO 3200 y ISO 6400.

A este respecto, siempre puedes apoyarte en el histograma y así comprobar si tu foto está recogiendo la suficiente información o no en la zona de las sombras. Por otra parte, recuerda que cuanto mayor sea la ISO con la que trabajes más ruido obtendrás en tu captura, por lo que esto será otro aspecto que deberás tener presente a la hora de configurarlo.

Enfoca a la Hiperfocal

foto por skeeze

Otra de las cosas importantes para obtener una buena fotografía de la Vía Láctea es conseguir que las estrellas salgan nítidas, pero… ¿cómo las enfocamos si no tenemos apenas luz? Existen varios métodos:

Enfocar al infinito

El primero de ellos y más sencillo es poner nuestro enfoque en modo manual, y enfocar al infinito. De hecho, hay muchos objetivos que llevan dibujado el símbolo de infinito en la propia lente, para que podamos mover el anillo de enfoque hasta él y así conseguir que las estrellas aparezcan nítidas.

Focus Peaking

El segundo es trabajar también con el enfoque en manual, pero activando el focus peaking (o resalte en castellano) si nuestra cámara tiene la opción. Esta función nos permite destacar con algún color las zonas que están enfocadas de una imagen. Para ello será importante que configures el modo de enfoque en puntual, así podrás hacer zoom sobre un área determinada de la imagen, e ir moviendo el anillo de foco hasta que veas que las estrellas son las que aparecen resaltadas de color.

Hiperfocal

Aunque sin duda el método más efectivo es enfocando a la distancia hiperfocal. Puede que este concepto te suene de algo aunque no sepas exactamente a qué se refiere, pero tranquilo que ahora lo vemos. 

La hiperfocal es la distancia que hay entre una óptica y el punto más cercano que puede enfocar ese objetivo, al mismo tiempo que los elementos que tenemos en el infinito, en nuestro caso las estrellas, salen también enfocados. Podríamos decir que es la mayor profundidad de campo que alcanzan la cámara y el objetivo trabajando juntos. 

Existe una fórmula matemática para calcular la hiperfocal, pero si no quieres complicarte la vida hay muchas aplicaciones que puedes descargarte y en las que podrás averiguarla. Una de ellas es HyperFocal Pro. Tan solo deberemos especificar algunos datos en ella como el modelo de nuestra cámara, la distancia focal con la que trabajaremos o el diafragma que usaremos, y la app nos hará el cálculo automáticamente. El valor que nos dé serán los metros a los que debemos enfocar con nuestro objetivo un elemento. Aquí puedes ver un Tutorial de cómo funciona Hyperfocal Pro.

Enfocar a la hiperfocal

¿Y cómo enfocamos a la hiperfocal? Puedes hacerlo antes de salir de casa, o una vez estés en el lugar, aunque recuerda que al ser de noche necesitarás una linterna para poder hacerlo. Veamos paso a paso cómo se hace:

  1. Calcularemos la hiperfocal con la app HyperFocal Pro indicándole los datos que nos pide.
  2. Cogeremos un metro, y lo extenderemos hasta los metros que nos haya dado como resultado el cálculo. 
  3. A continuación, colocaremos el metro desde el sensor de la cámara y lo extenderemos hasta los metros indicados. Para saber dónde se encuentra el sensor de tu cámara exactamente, busca en el cuerpo de esta el símbolo de un círculo con una línea que lo divide por la mitad. De ese símbolo deberá empezar a contar el metro. 
  4. Coloca un elemento a los metros indicados, e ilumínalo con la linterna. 
  5. Configura tu enfoque en modo automático, y enfoca. 
  6. A continuación pon el enfoque en modo manual y ten cuidado de no mover el anillo de foco, ya que si lo haces perderás el enfoque que acabamos de hacer a la hiperfocal. 

Y ya está, tendrás tu cámara con el enfoque adecuado para trabajar durante toda la sesión. Recuerda que si colocas elementos en primer plano y quieres que aparezcan nítidos, estos deberán encontrarse a los metros que nos ha especificado la aplicación, de lo contrario no saldrán enfocados. 

Usa el formato de archivo RAW

Otro aspecto importante es el de configurar nuestra cámara para que dispare en formato RAW. Este formato contiene muchísima más información que un archivo JPEG, por lo que a la hora de editar tu fotografía de la Vía Láctea podrás sacarle mucho más partido. 

Utiliza un Disparador Remoto o el Temporizador de la Cámara

foto por Vitaly Vlasov

Es sumamente importante que durante el momento de la captura la cámara no se mueva en absoluto, ya que sino nuestra toma saldrá trepidada. Esto también se refiere al momento en el que pulsamos el botón de disparo, ya que aunque pienses que no, estamos trasladando ciertas vibraciones a la cámara.  

Es por ello que se aconseja trabajar con un disparador remoto para evitar tocar la cámara, pero si no lo tienes siempre puedes optar por activar el temporizador de la cámara y así dejar unos cuantos segundos desde que pulsamos el botón de disparo y se lanza la captura. 

Configura el Balance de Blancos

Aunque si estamos disparando en formato RAW esto nos va a dar un poco igual porque lo podremos corregir sin perder calidad en el momento de la edición, siempre es agradable poder ver los resultados en el momento de la captura con unos colores bastante fieles a lo que ven nuestros ojos.

Es por ello que es aconsejable configurarlo con un balance lo más neutro posible. Si puedes colocar exactamente los kelvin con los que trabajar configúralo en 4000K. Si tu cámara no tiene esa opción entonces opta por poner el balance de blancos en el ajuste predeterminado de Incandescente

Otros Ajustes Destacables

Y para terminar, me gustaría hablar sobre las opciones de Reducción de Ruido en Exposiciones Largas y la Reducción de Ruido en ISO’s altos. Estas funciones aunque están pensadas para ayudarnos, al final tienen dos claros inconvenientes.

El primero de ellos es que nos inmovilizan la cámara durante el mismo tiempo de exposición con el que hayamos realizado la captura, un tiempo muy valioso que podríamos estar dedicando a la realización de otras tomas.

Y por otro lado, estos procesos internos que lleva a cabo la cámara suelen provocar pérdidas en el nivel de detalle de la fotografía final. Así pues, teniendo en cuenta esto, será aconsejable que desactivemos estas opciones cuando vayamos a realizar fotografías de la Vía Láctea. 

foto por Jacub Gomez

¡Y ya está! Ya tenemos nuestra cámara lista para capturar la Vía Láctea. Recuerda que para facilitar todo el trabajo de configuración de la cámara, en nuestros cursos podrás encontrar una plantilla que te será de gran ayuda.

Volver a: Milky Way – Intro > Intro Foto Vía Láctea
Abrir chat
1
¡Hola! Soy Pedro, ¿tienes alguna duda? te ayudo encantado