fbpx

Además de la Vía Láctea, otro motivo nocturno que le encantaría poder registrar con su cámara a cualquier fotógrafo es la aurora boreal. Este fenómeno natural puede ser realmente fascinante, aunque para poder cazarla en nuestras tomas deberemos seguir una serie de consejos. 

En este artículo te contamos todos los detalles para que puedas programar con éxito una salida para fotografiar la aurora boreal por tu cuenta. 

¿Qué es la aurora boreal?

Poder contemplar y fotografiar la aurora boreal es una de las experiencias más mágicas que puedes vivir. Y ya no solo siendo fotógrafo, el espectáculo es tal que cualquier persona que la vea se queda fascinado ante ella. 

¿Pero qué es exactamente la aurora boreal? ¿Por qué tiene esos colores? ¿Y por qué no se ve en todo el mundo?

La aurora boreal es un fenómeno astronómico natural que despliega luces a través del cielo nocturno de la Tierra, siendo visible en las latitudes más altas de nuestro planeta. 

Las auroras son el resultado del choque de partículas cargadas de energía del espacio y del sol contra el campo magnético de la Tierra. Dichas partículas son arrastradas hacia los polos como si fueran imanes, y a su paso colisionan con átomos de oxígeno y nitrógeno produciendo destellos de luz. 

Las auroras pueden cambiar su forma dependiendo de la actividad solar:

  • Cuando es baja: forma de resplandor o nube delgada.
  • Cuando es media: forma de arco (la más común), bandas, rayas o agujas.
  • Cuando es alta: forma de corona.

foto por lightscape

Las auroras también pueden ser de distinto color dependiendo de los gases con los que chocan las partículas solares, siendo los más comunes:

  • Verde. El más común de todos. Está asociado al impacto de partículas solares con átomos de oxígeno a una altitud de 120 km a 150 km.
  • Azul, morado y rosa. Menos comunes. Asociados con partículas de átomos de nitrógeno a una altitud inferior a 120 km.
  • Amarillo y lima. Se ven en periodos de actividad alta, y son una mezcla de verde y azul.
  • Rojo. El menos común de todos. Asociado a partículas que golpean átomos de oxígeno a una altitud de más de 250 km.

¿Dónde podemos verla?

Este es otro punto importante, ya que no en todos los lugares del mundo podremos disfrutar de ella. Es más, un dato curioso es que este fenómeno en realidad se llama aurora polar, y según la zona en la que esté cambia su nombre, siendo aurora boreal cuando se produce en el hemisferio norte, y aurora austral cuando se produce en el hemisferio sur. 

Aunque podemos verla en los dos extremos del globo terráqueo, es cierto que en el norte este fenómeno se da con mayor frecuencia e intensidad, de ahí a que con el paso del tiempo se haya extendido más el nombre de Aurora Boreal o Northern Lights.

Si por lo tanto buscas un lugar para poder verlas en el norte, Noruega, Islandia, Finlandia, Suecia, Alaska, Canadá y Rusia son las zonas más populares para poder contemplarlas. Es posible que un poco más hacia abajo también se pueda ver este fenómeno, pero no de forma tan intensa y frecuente.

¿Cuándo es visible la aurora boreal?

foto por Johny Goerend

Las auroras boreales son un fenómeno nocturno, esto es importante recalcarlo por un sencillo motivo. En los países del norte el verano tiene hasta 24 horas de luz solar, por lo tanto, si queremos contemplarlas tendremos que hacerlo cerca de los equinoccios de primavera y otoño. 

También podrás hacerlo en invierno ya que hay más horas de noche, pero el frío puede ser mucho mayor y no todo el mundo está preparado para soportar las bajas temperaturas. 

Así pues, en el hemisferio norte la mejor época será desde finales de agosto hasta mediados de abril, mientras que en el hemisferio sur será de mayo a septiembre. 

Condiciones para poder verla

El siguiente punto es saber cuáles son las condiciones idóneas para verla en toda su plenitud. 

Lo primero es huir de la contaminación lumínica, algo que seguro que te suena si has intentado capturar tus fotos de la Vía Láctea. A diferencia de lo que ocurre con la Vía, no es que sea totalmente imposible ver la aurora en el centro de una ciudad, pero se verá mucho mejor si tenemos un cielo libre de contaminación.

Lo segundo está claro. Necesitaremos que el cielo esté despejado. Si hay nubes, estas ocultarán este magnífico fenómeno, por lo que es importante que consultes la meteorología antes de salir a fotografiarla. 

Además, otro factor que debemos considerar es la fase lunar. Podemos disfrutar de las auroras con o sin luna, pero cuanto más oscuro esté el entorno, mejor podremos verlas. No obstante también puede ser interesante que haya algo de luna para iluminar el plano del suelo.

foto por Steve Halama

Y por último y no menos importante hay que mencionar el índice geomagnético KP. ¿No sabes lo que es esto? Tranquilo. Este índice nos sirve para poder realizar un pronóstico de auroras boreales. Se trata de una escala de 0 a 9 que mide la actividad geométrica. Cuanto más alto es el número, mayor es el nivel de energía solar, y por tanto más posibilidades tendrás de ver una aurora.

El índice KP sin duda resulta de gran ayuda para poder realizar una predicción de auroras, y una de las pocas pistas que tendremos para saber si aparecerán, ya que aunque vayamos en las mejores fechas y al mejor lugar no tendremos la certeza de que vayan a hacerlo.  

Existen varias aplicaciones y páginas web que te indicarán el índice KP de las diferentes zonas para que puedas orientarte y descubrir dónde y cuándo habrá una mayor probabilidad de que aparezcan. Algunas de ellas son: 

Los mejores consejos para fotografiar la aurora boreal

Y ahora que ya sabemos dónde y cuándo es el mejor momento para fotografiarlas, es la hora de saber el cómo, o dicho de otro modo, es el momento de repasar cuál es el equipo que necesitaremos para hacerlo.

  • Lo primero de todo será una cámara capaz de trabajar en modo manual, para poder controlar todos los parámetros y así lograr la toma que deseamos con una exposición adecuada. 
  • Un trípode. Como te decía antes, estamos hablando de fotografía nocturna, y eso significa que tendremos muy poca luz. Es por eso que necesitaremos trabajar con tiempos de exposición largos, y para ello será imprescindible un trípode (que sea resistente), y también un disparador remoto. De este modo no tocaremos la cámara en el momento del disparo y así evitaremos las trepidaciones. En el caso de que no tengas un disparador, siempre puedes activar el temporizador de tu cámara.
  • Un objetivo gran angular luminoso. Cuando observes cómo la aurora se extiende delante de ti ocupando gran parte del cielo seguro que quieres captarla al completo e integrarla dentro de los preciosos paisajes que puedes encontrar en esos lugares. Es por eso que una lente gran angular te vendrá bien, ya que podrás cubrir un mayor campo de visión. Además, si esa lente es luminosa será genial, porque recuerda que estamos fotografiando con poca luz. En realidad, si ya tienes un objetivo gran angular para cuando fotografías la Vía Láctea, ese será perfecto para este tipo de situaciones. 

Toca configurar la cámara

Ahora que ya tenemos el equipo necesario, es el momento de configurarlo y prepararlo para hacer nuestras fotografías de auroras boreales. Veamos en qué cosas deberemos fijarnos.

foto por Pastel de Jonatan

1. Configura la velocidad de obturación

La velocidad de obturación que configuremos dependerá mucho de la intensidad de la aurora que estemos viendo, por lo que no hay un valor exacto para poner en la cámara.

Piensa además que si por ejemplo la aurora se mueve mucho o cambia de forma rápidamente, no nos interesa disparar con tiempos muy largos porque la aurora saldrá en la foto difuminada y nos perderemos detalles de esta. En esos casos conviene aumentar un poco la sensibilidad ISO y optar por tiempos de exposición más cortos, entre 10 y 15 segundos.

Además ten en cuenta también que si estamos en un lugar alejado de la contaminación lumínica es muy probable que veamos estrellas, y para que podamos verlas nítidas en la foto no deberemos disparar a más de 25 segundos (o incluso menos dependiente de la focal que usemos) o estas saldrán movidas. 

Como ves hay varios factores a tener en cuenta. por eso deberás buscar el equilibrio entre esta y las siguientes variables que vamos a ver a continuación para lograr la exposición adecuada. 

2. Usa una apertura amplia

Antes te decía que era recomendable utilizar una lente luminosa para fotografiar las auroras, y es que al trabajar en condiciones de luz escasa la cámara necesita captar una mayor cantidad de luz para poder obtener una toma con una exposición adecuada. 

Para ello un objetivo luminoso nos será de gran ayuda, ya que abriendo a aperturas como f/2,8 estaremos dejando pasar bastante más luz al sensor de nuestra cámara que si nuestra lente tuviera una apertura máxima de f/4.

3. ¿Qué ISO es el adecuado?

Respecto a la sensibilidad ISO deberemos trabajar con valores que no sean demasiado altos para evitar el exceso de ruido. Lo mejor es realizar varias pruebas para lograr un buen equilibrio entre las tres variables que conforman el triángulo de la exposición (velocidad, apertura e ISO). Te sugiero que empieces a disparar con un ISO 400 o 800, y vayas aumentándolo hasta dar con el valor adecuado. 

Además, ten en cuenta que siempre será mejor subexponer un poco la toma para evitar que se quemen las zonas más iluminadas de la aurora, y que es recomendable ir revisando el histograma para comprobar que no estamos perdiendo información en las altas luces. 

foto por Huper de Joshua Earle

4. Dispara en RAW

Ya sabes que una fotografía no está del todo terminada hasta que la revelamos y procesamos a nuestro gusto, y a la hora de hacerlo podremos tener un mayor margen de corrección en edición si disparamos nuestras fotografías en formato RAW, que si lo hacemos en JPEG. Sobre todo en tomas en las que la luz es escasa esto es especialmente importante, así que ya sabes, dispara en RAW.

5. Establece el balance de blancos

Aunque si estás disparando en formato RAW puedes corregirlo en el momento de la edición sin perder calidad, es mejor que no optes por dejar el ajuste de balance de blancos en modo automático, ya que ante escenas oscuras no siempre acierta. 

Lo ideal es que configures el balance en modo manual, y o bien escojas alguno de los ajustes preestablecidos de la cámara (nublado, sombra, sol…); o directamente selecciones los kelvin con los que quieres trabajar. 

Normalmente, valores entre 2800K y 4000K te ofrecerán un buen resultado con tonos naturales.

6. Enfoque a infinito o hiperfocal

Respecto a cómo tenemos que realizar el enfoque, podemos optar por varias alternativas, eso sí, todas ellas pasan por emplear el enfoque manual. 

  • Puedes optar por enfocar a infinito.
  • Puedes utilizar la hiperfocal.
  • O puedes utilizar el focus peaking de tu cámara junto con el modo live view.

Por otro lado, y un poco relacionado con el tema de la nitidez, puede que debido a las bajas temperaturas nuestra lente se empañe en el transcurso de la noche y eso de como resultado imágenes turbias y poco claras. Como solución, puedes utilizar calentadores de objetivos

Además lleva siempre contigo algún paño de microfibra por si lo necesitaras. Eso sí, nunca soples la lente si ves que tiene polvo o alguna mota, ya que tu aliento puede empañarla y dependiendo de la temperatura, los rastros de vapor podrían llegar a cristalizar y congelar la lente durante un buen rato, inutilizando el equipo hasta que se descongele. 

7. Lleva baterías de repuesto y protegelas

Con el frío las baterías de nuestro equipo se descargan mucho antes, así que es aconsejable llevar más de una de repuesto para no quedarnos tirados durante la sesión. 

Además, aquellas que no estés utilizando es mejor que las mantengas en un lugar cálido, como por ejemplo en algún bolsillo interior de tu chaqueta cerca del cuerpo.

No te olvides de combatir el frío

fot por Max Stoiber

Es importante conseguir nuestra fotografía de la aurora boreal, pero también lo es combatir el frío durante la sesión. Piensa que vamos a estar durante mucho tiempo a la intemperie, con temperaturas muy bajas a las que seguramente no estarás acostumbrado. ¿Cómo podemos prepararnos para superar una situación así?

  • Lleva ropa de abrigo. Ponte varias capas, y usa material adecuado para este tipo de climas que aíslen el frío y la humedad.
  • El calzado es igual de importante que la ropa. Unas buenas botas impermeables y calientes serán esenciales. Piensa que si tienes los pies fríos y entumecidos estos pueden arruinarte la sesión.
  • Viste complementos como guantes y gorro. Te ayudarán a mantener calientes las manos y la cabeza. Respecto a los guantes, opta por unos que sean calientes pero que te permitan mover los dedos para poder operar la cámara sin complicaciones. 
  • No te olvides de llevar un frontal o linterna, ya que así podrás preparar mejor tu equipo, así como también recogerlo. 
  • Lleva contigo un termo con bebida caliente y también algún aperitivo para que la noche se haga menos larga y puedas entrar en calor. 

Y como no, no te olvides tampoco de ser paciente y de disfrutar del espectáculo. Las auroras no son un fenómeno que podamos ver a diario, así que fotografíalas pero guárdate un momento para contemplarlas en toda su plenitud y disfruta del momento. 

Por último, no te desmotives si no aparecen cuando tenías pensado. Estamos hablando de naturaleza pura y dura, algo que no podemos controlar, así que lo mejor será que tu viaje lo planifiques con varios días de margen para tener en cuenta el mal tiempo y otros inconvenientes que puedan surgir.

Abrir chat
1
¡Hola! Soy Pedro, ¿tienes alguna duda? te ayudo encantado